ES · EU
La Orquesta Sinfónica de Bamberg, gran protagonista de los tres últimos conciertos de la Quincena Musical

La Orquesta Sinfónica de Bamberg, gran protagonista de los tres últimos conciertos de la Quincena Musical

30.08.2012
ver
todas
las
noticias
>
<Siguiente Noticia

Actuará hoy, el sábado 1 de septiembre y el domingo día 2, en el Auditorio Kursaal a las 20:00, bajo la batuta de Jonathan Nott.

La orquesta estará acompañada por Christian Zacharias hoy, y por el Orfeón Donostiarra en el concierto de clausura del festival, el 2 de septiembre.

La Quincena Musical encara ya la recta final de su 73 edición, y lo hace cediendo el escenario del Auditorio Kursaal a una formación que está emergiendo con ímpetu: la Orquesta Sinfónica de Bamberg, que ofrecerá los tres conciertos finales del festival hoy, 30 de agosto, y los de los días 1 y 2 de septiembre. La orquesta es un claro reflejo de la admirable afición musical que se vive en la ciudad alemana de Bamberg, una urbe de no más de 70.000 habitantes, que cuenta con 6.000 abonados a su orquesta. Esta afición tendrá un protagonismo notable en la Quincena, ya que la gira donostiarra se efectuará gracias al apoyo económico que ofrecerá la Asociación de Amigos de la Orquesta Sinfónica de Bamberg, entidad fundada en 1982, que cuenta con unos 1.200 miembros. Así, varios miembros de la asociación asistirán al festival y tendrán opción de conocer la ciudad entablando una relación directa con los aficionados vascos.

Al frente de las tres citas de la orquesta estará el director titular de la misma, Jonathan Nott, joven de dilatada carrera que obtuvo buenas críticas a su paso por la Quincena en 2009, junto a la Joven Orquesta Gustav Mahler. Los programas que ofrecerá la orquesta en sus tres conciertos son reflejo de tres corrientes musicales muy diferentes.

30 de agosto:
La Sinfónica de Bamberg abrirá hoy su batería de conciertos acompañada por el gran pianista Christian Zacharias. Ofrecerá un programa completo, con obras de Charles Ives, Franz Schubert y Johannes Brahms. La velada comenzará con ‘The unanswered question’ de Charles Ives. Pionero del modernismo, este compositor estadounidense introdujo la música en nuevos ámbitos, adaptando paralelamente el folclore de su país a la música sinfónica. Esta partitura es una de sus composiciones más conocidas, aunque pasaron décadas hasta que la obra se hizo conocida. Fue en 1940 cuando se publicó y la obra fue estrenada en 1946.

El concierto continuará con ‘La Sinfonía en si menor’ de Schubert, conocida también como la ‘Inacabada’. Este compositor fue uno de los creadores más destacados de la era romántica. Escrita en 1822, no se escuchó hasta 1865, cuando se redescubrió el manuscrito y se interpretó. Es una obra que el autor no llegó a acabar. Las causas no están claras. Algunos estudiosos argumentan que es posible que al mes de comenzar a crear esta obra el compositor descubriese que padecía sífilis, por lo cual, hundido en una depresión, no pudo seguir con la obra. Al parecer, le entregó el manuscrito a un amigo, y esa fue la causa de que la obra no se conociera durante décadas. De todas formas, existen esbozos de un tercer movimiento, lo que invalida las teorías que apuntaban a que Schubert dio la obra por acabada.

Para concluir el concierto la orquesta interpretará ‘El concierto para piano nº2’ de Johannes Brahms. Estrenada en 1891 en Budapest con el compositor al piano, se trata de una pieza realmente grandiosa. Requiere de un gran virtuosismo y una entrega total por parte de los intérpretes. Se cuenta que Brahms no quedó nada contento con la pianista que estrenó su primer concieto para piano y, en consecuencia, se propuso que su segundo concierto, fuera una pieza que requiriera una fuerza inalcanzable para una mujer. El resultado fue una obra de una complejidad técnica endiablada, que, evidentemente, también interpretan numerosas pianistas. Sin duda alguna Christian Zacharias es uno de los grandes, y se enfrentará a la obra con su habitual maestría.

1 de septiembre:
La velada estará dedicada en su integridad a una obra impactante. ‘La Sinfonía nº6’ de Mahler, también conocida como la ‘Trágica’. El compositor, creador esencial del periodo romántico, fue un gran sinfonista. Escribió esta partitura entre 1903 y 1904 y es la única sinfonía del compositor que tiene un final trágico, manifiestamente pesimista, ya que muestra la desesperada lucha ante la muerte, en la que ésta sale triunfante. Algunos estudiosos consideran inesperada esa característica de la obra, ya que Mahler escribió esta composición en un periodo aparentemente feliz. Se había casado con Alma Mahler en 1902 y la época de creación de la obra coincidió con la del nacimiento de su segunda hija, Anna. De todas formas, algunos musicólogos ven en la tristeza de la obra el lúgubre presagio de numerosos hechos luctuosos que en los próximos años empañaron la vida del compositor de una honda pena: su hija María murió a los cuatro años, se vio forzado a dimitir en la Ópera de Viena y le diagnosticaron una enfermedad incurable del corazón.
Los tres golpes de martillo que se pueden escuchar en el último movimiento (‘Finale’) de la obra dan un profundo dramatismo a la composición. Algunos directores, supersticiosos ante al carácter tan marcadamente trágico y pesimista de la partitura, antiguamente solían suprimir el último de los golpes.

2 de septiembre:
El Orfeón Donostiarra acompañará a la Sinfónica de Bamberg en el concierto de clausura de la 73 Quincena Musical. Desgranarán un programa compuesto por obras del compositor ruso Igor Stravinsky y del gran homenajeado de esta edición, Claude Debussy, del que se conmemora el 150 aniversario de su nacimiento.

Comenzarán el concierto con dos composiciones de Igor Stravinsky: ‘Sinfonías de instrumentos de viento’ y ‘Sinfonía de los salmos’. La primera es una obra orquestal escrita por el compositor en 1920. La segunda composición será interpretada por la Orquesta Sinfónica de Bamberg junto al Orfeón Donostiarra. Es una sinfonía coral creada por el compositor en 1930, en su periodo neoclásico. Se trata de una de las pocas obras de naturaleza religiosa del músico ruso, que no se intepreta con mucha asiduidad, pero que destaca por su belleza.

La velada culminará con ‘Jeux’ y ‘La mer’, de Debussy. ‘Jeux’ fue la última obra orquestal del compositor, escrita en 1912 y es música creada para ballet. De hecho, la compuso para los Ballets Rusos,  formación legendaria, que a las órdenes de Sergei Diaghilev, revolucionó el mundo de la danza a inicios del siglo XX. El ballet fue estrenado por una de las grandes estrellas de esa compañía de danza, el genial bailarín y coreógrafo Vaslav Nijinsky. De todas formas, la obra no gozó de gran popularidad en un primer momento, y pronto fue eclipsada por el escándalo que causó el estreno de otro ballet por los Ballets Rusos a escasas semanas: ‘La consagración de la primavera’ de Igor Stravinsky. Esta obra, rompedora, fue estrenada entre abucheos de numerosos aficionados y admiración de otros muchos, que acertaron a ver el alcance del nuevo lenguaje que proponía el compositor ruso.  Este hecho plasma que ambos, Debussy y Stravinsky, destacaron por su audacia a la hora de innovar. Compartieron época, y el deseo de buscar nuevos estilos creativos también los unió.

‘La Mer’ data de 1905. Es la partitura puramente orquestal más larga del compositor y consiste en tres esbozos sinfónicos de paisajes marítimos: ‘Del alba al mediodía en el mar’, ‘Juego de olas’ y ‘Diálogo del viento y el mar’.

Es la obra más parecida a una sinfonía que llegó a componer el creador y supuso un punto de inflexión en su proceso creativo, desvelando además un nuevo mundo de posibilidades hasta el momento inimaginadas en el ámbito de la música clásica.

Jonathan Nott
Es director titular de la Sinfónica de Bamberg desde el año 2000, orquesta con la que ha actuado en las salas y festivales más importantes de Europa, así como en América y Asia. Nacido en Gran Bretaña, estudia musicología en la Universidad de Cambridge, canto y flauta en Manchester y dirección en Londres. Es nombrado director de la Ópera de Frankfurt en 1989 y de la Ópera de Wiesbaden en 1991. Ha dirigido el repertorio de las grandes óperas, incluyendo el ciclo completo de ‘El Anillo del Nibelungo’. Colabora, asimismo, con el Ensemble Modern. De 1997 a 2002 ocupa el puesto de director titular de la Sinfónica de Lucerna y, de 2000 a 2003, del Ensemble Intercontemporain. Continúa colaborando regularmente con estas agrupaciones como director invitado. Asimismo, ha sido director invitado de prestigiosas orquestas, incluyendo la  Royal Concertgebouw Orchestra, NDR Sinfonie Hamburg, Leipzig Gewandhausorchester, NHK Symphony, Filarmónicas de Londres, New York, Los Ángeles, Munich y Berlín. Entusiasta de la música contemporánea, ha estrenado obras de Ferneyhough, Rihm o Lachenmann. Ha grabado numerosos CDs, incluyendo la integral de las sinfonías de Schubert y las sinfonías nº 1, 2, 3, 4, 5 y 9 de Mahler.

Orquesta Sinfónica de Bamberg
Con más de 6.500 conciertos en más de 60 países y 500 ciudades, está considerada la orquesta alemana más internacional, pues debido a su prestigio es invitada constantemente a festivales y salas de todo el mundo. Esta reputación la han trabajado durante décadas tanto sus directores principales como los directores invitados. Jonathan Nott es su director artístico desde el año 2000, Herbert Blomstedt es director honorífico desde 2006, y desde 2010 Robin Ticciati es su principal director invitado. Además de en salas como la Tonhalle de Zurich, Herkulessaal de Munich y Konzerthaus de Viena, ha acudido a festivales como el Festival Beethoven de Bonn y los festivales de Rheingau, Baden-Baden y Bad Kissingen. Ha grabado multitud de CDs con J. Nott en co-producción con la Radio de Baviera y Tudor, obteniendo reconocimientos tan importantes como el Midem Classical Award o el Toblach Composing Hut. La orquesta desarrolla proyectos tan importantes como el Concurso de Dirección Gustav Mahler desde el 2004, cuyo primer ganador fue Gustavo Dudamel, o la Academia que inicia su andadura en el 2010 y que permite a jóvenes músicos vivir el día a día de una orquesta profesional.

Christian Zacharias
Es uno de los pianistas más distinguidos de su generación. Participa en recitales de música de cámara con compañeros como Alban Berg Quartet, Leipziger String Quartet, Heinrich Schiff y F.P. Zimmermann. Comienza su carrera como director haciendo su debut con la Orquesta de la Suisse Romande en 1992, y desde entonces ha sido invitado regularmente a las principales orquestas europeas. En el año 2000 realiza su debut estadounidense con la Filarmónica de Los Ángeles, y dirige la Filarmónica de Nueva York por primera vez en 2006. Es director de la Orquesta de Cámara de Lausanne y colabora intensamente con la Orquesta Sinfónica de Bamberg y es director artístico del Festival Mozart. Ha grabado para EMI desde 1997, y también tiene un contrato de grabación con Dabringhaus y Grimm. Entre sus numerosas grabaciones premiadas se encuentra el CD con fantasías, rondos y otras obras de piano de Mozart, galardonado con un ‘Diapason d'Or’. Ha grabado obras de Mozart, Schumann, Chopin y M. Haydn junto con la Orquesta de Cámara de Lausanne. Fue galardonado con el Premio Midem Classical al Artista del Año en Cannes en 2007. Ha recibido recientemente el título de ‘Oficial de la Orden de las Artes y las Letras’ que otorga el gobierno francés.

Quincena Musical de San Sebastián
Donostiako Musika Hamabostaldia

Avda. de Zurriola 1
20002 Donostia / San Sebastián

Tel.: 943 003 170

© Quincena Musical